Símbolo

Cruz dorada con una rosa roja al centro, la cruz representa el cuerpo del hombre y la rosa simboliza su alma en vía de evolución.

Naturaleza

Movimiento filosófico, iniciático y tradicional mundial, no religioso y apolítico, abierto para hombres y mujeres sin distinción de raza, religión o posición social.

Lema

“La mayor tolerancia, dentro de la más estricta independencia.”

Objetivo

Perpetuar las enseñanzas filosóficas que los Rosacruces se han transmitido a través de los siglos, esas enseñanzas se refieren a los misterios del universo, de la naturaleza y del hombre mismo.

Número de miembros

Alrededor de 250 000 en el mundo

Origen tradicional

La tradición rosacruz remonta a las Escuelas de los Misterios del Antiguo Egipto, durante la XVIIIava dinastía, hacia 1500 antes de la era cristiana. En esas Escuelas, cuya existencia es actualmente reconocida por la mayoría de los historiadores y de egiptólogos, los Iniciados se reunían para estudiar los misterios de la Creación, de ahí la palabra “misticismo” que literalmente significa “estudio de los misterios”. Con el tiempo, este estudio dio nacimiento a una Gnosis que se ha transmitido desde la Grecia Antigua, el Imperio romano, Europa de la edad media, para ser finalmente reconocidos por los Rosacruces del siglo XVII.

Origen histórico

En el plano puramente histórico, fue en 1623 que los Rosacruces salieron de su anonimato y se dieron a conocer en Francia por unos carteles colocados en las calles de Paris: “Nosotros, diputados del Colegio principal de la Rosacruz, hacemos visita visible e invisible en esta ciudad…”. Unos años previos, habían publicado tres Manifestos destinados a los pensadores de la época: la “Fama Fraternitatis” (1614), la “Confessio Fraternitatis” (1615) y las “Bodas químicas de Christian Rosenkreutz” (1616). En marzo del 2001, la A.M.O.R.C. publicó un cuarto Manifesto: la “Positio Fraternitatis Rosae Crucis”, seguido de otro en 2014: el “Appellatio Fraternitatis Rosae Crucis”. En el siglo XVIII, existía un lazo que estrecho entre la Rosacruz y la Masonería, pero esas dos organizaciones son ahora completamente independientes. Desde el inicio del siglo XX, la A.M.O.R.C. apadrina a la Orden Martinista Tradicional, movimiento que remonta a Luis-Claude de Saint-Martin (1743-1803), filósofo francés.

Resurgimiento

En 1909, Harvey Spencer Lewis (1883-1939), esotérico norteamericano que se interesaba desde hace muchos años en el rosacrucismo, viajó a Tuluse para encontrarse con los Rosacruces de Francia, donde la Orden estaba prácticamente en sueño. Ellos lo iniciaron y le confiaron la misión de reactivarla en Estados Unidos, con el fin de poder reintroducirlo en Europa cuando las circunstancias fueran más favorables (la Primera Guerra mundial ya se estaba perfilando). Harvey Spencer Lewis cumplió con esta misión y le dio a la Orden el nombre de “Antiquus Mysticusque Ordo Rosae Crucis” (Antigua y Mística Orden Rosacruz), con el fin de evidenciar sus orígenes históricos y tradicionales. Después de la Segunda Guerra mundial, la A.M.O.R.C. resplandeció progresivamente en el mundo entero.

Estructura actual

La A.M.O.R.C. actualmente se extiende a lo largo de todo el mundo. Abarca varias jurisdicciones, cada una cubre más allá de las fronteras de los países que hablan el mismo idioma. Así existe una jurisdicción de habla inglesa, alemana, francesa, española, italiana, greca, rusa, escandinava, japonesa, etc. La dirección de cada jurisdicción, designada tradicionalmente bajo el nombre de “Gran Logia”, está dirigida por un Gran Maestro elegido para un mandato de 5 años renovable. En su conjunto, la Orden está supervisada por un Consejo Supremo que se compone por los Grandes Maestros de todas las jurisdicciones y que se coloca bajo la presidencia del Imperator, el cual también es elegido por un mandato de cinco años renovable. (El término “Imperator”, que ya era empleado en el siglo XVIII, proviene de la expresión latina “Imperare sibi”, que significa “Maestro de Sí”.)

Enseñanzas

Hasta 1909, las enseñanzas rosacruces sólo eran transmitidas de boca en boca, en las reuniones secretas que se tenían. Es por esa razón que la Orden era considerada anteriormente como una sociedad secreta. Desde entonces, se presentaron por escrito y bajo la forma de monografías que se envían cada tres meses a los miembros o a aquéllos que tienen acceso por internet. Estos se escalonan en doce Grados, cada uno de ellos está consagrado al estudio de temas filosóficos o místicos mayores: naturaleza de la Divinidad, el origen del Universo, la estructura de la materia, los conceptos de tiempo y de espacio, las leyes de la vida, el objetivo de la evolución, el alma humana y sus atributos, las fases de la consciencia, los fenómenos psíquicos, los misterios de la muerte, los de después de la vida y los de la reencarnación, el simbolismo tradicional… Ellas componen igualmente numerosos experimentos consagrados al aprendizaje de técnicas fundamentales en materia de misticismo: relajación, concentración, creación mental, meditación, alquimia espiritual…

Reuniones fraternales

Paralelamente a las enseñanzas escritas que estudian en sus casas, los Rosacruces que lo desean pueden reunirse en las Logias y realizar los trabajos colectivos. El objetivo de esas reuniones es permitir a cada uno de intercambiar libremente sobre temas culturales y filosóficos. También es en esos lugares en donde se realizan las iniciaciones rosacruces, las cuales no son obligatorias pero recomendadas a razón de su interés espiritual. Igualmente precisamos que la A.M.O.R.C. mantiene regularmente convenciones, en las cuales sus miembros pueden reencontrarse en un lugar regional, nacional, internacional o mundial. Sea cual fuere la amplitud, todas sirven al cuadro de las actividades místicas y fraternales.

Personajes célebres

En siglos pasados, personajes famosos fueron miembros de la Orden Rosacruz o que estuvieron en contacto con la misma. Entre ellos: Paracelse (1439-1541), Francis Bacon (1561-1626), Michael Maier (1568-1622), Robert Fludd (1574-1637), Jacob Boehme (1575-1624), Comenius (1592-1670), René Descartes (1596-1650), Elias Ashmole (1617-1692), Baruch Spinoza (1632-1677), Isaac Newton (1642-1727), Wilhelm Leibniz (1646-1716), Benjamin Franklin (1706-1790), le comte de Saint-Germain (1696?-1784), Cagliostro (1743-1795), Michel Faraday (1791-1867), Joséphin Péladan (1858-1918), Claude Debussy (1862-1918), Marie Corelli (1864-1924), Papus (1865-1916), Érik Satie (1866-1925), François Jollivet-Castelot (1868-1937), Nicolas Roerich (1874-1947), Édith Piaf (1915-1963), Yves Klein (1928-1962), y muchos más. Hoy día, la A.M.O.R.C. cuenta siempre con pensadores, científicos y artistas de renombre, pero generalmente conservan el anonimato.

Support the Order

Related Links

"Mysticism teaches cosmic laws and principles by which we are brought into closer consciousness of our divine power. The mystical experience of union with the One imposes upon the mystic a moral obligation — to use this knowledge for the welfare of others."
- Rosicrucian Manuscript